16 feb. 2017

El futuro del cámping de Untes (Ourense) se embarra


La apuesta municipal por convertir Untes en un referente del campismo en Galicia ha salido rana. Tras años intentado adjudicar la parcela y tener que hacer frente a diferentes reformas para adecuarla y hacerla atractiva para los inversores, la primera experiencia ha acabado de forma convulsa. Aspanas Termal decidió al concluir la temporada veraniega del 2015 echar el cierre. En principio se anunció como una reforma, pero la deriva que siguió la empresa hasta entrar en concurso de acreedores se llevó por delante el proyecto y nunca más se volvió a abrir. Y tardará tiempo en hacerlo, ya que el futuro de la instalación municipal se embarra.

Tras 16 meses sin uso, el Concello de Ourense todavía no ha sido capaz de resolver el contrato con la empresa adjudicataria, pese a los incumplimientos claros del pliego de condiciones, en el que entre otras cuestiones obligaba a tener abierto el recinto al menos una serie de meses al año. El expediente para rescindir la adjudicación y recuperar el control sobre el cámping de Untes fue frenado por el interventor. En un informe de fiscalización firmado el pasado mes de enero, el alto funcionario advierte de deficiencias en la tramitación del procedimiento administrativo para romper la relación entre el Concello de Ourense y Aspanas Termal. Entre las cuestiones que censura la Intervención se encuentra la ausencia de un informe del servicio de Turismo y Termalismo sobre los daños y perjuicios ocasionados durante la vigencia del contrato de gestión del recinto público. En este sentido, advierte el informe, que la única declaración de inexistencia de daños parte de un departamento jurídico sin conocimiento directo de la gestión del cámping. «A avaliación dos hipotéticos danos deba realizarse polo servizo xestor implicado, isto é, a Xefatura do Servizo de Turismo e Termalismo», explicó.
 El desarrollo del concurso
Otra cuestión que echa en falta el informe de fiscalización es la ausencia de la declaración del concurso de Aspanas Termal. Apunta, además, que según la normativa el Concello de Ourense puede incautarse con la fianza del contrato en los casos en los que el concurso fuera declarado culpable. «Da información dispoñible a través dos medios de comunicación semella desprenderse unha máis que probable declaración culposa do concurso, extremo que lexitimaría a incautación da fianza constituída», explicó el interventor.
A la espera de que el gobierno de Ourense dé pasos para aclarar el futuro del cámping de Untes, una plataforma de trabajadores afectados por el cierre de la empresa reclaman retrotraer la concesión de la instalación.
Fuente: La Voz de Galicia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...